El retablo barroco alberga la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza, imagen procesional dolorosa de vestir y de autor anónimo inspirada en los cánones más genuinos de la Escuela Granadina.

Timbra el retablo un lienzo de los Santos Mártires de Abla: Apolo, Isacio y Crotates. Es curioso el anacronismo de la obra (algo usual en la pintura del Siglo de Oro), pues los tres mártires legionarios romanos, aparecen revestidos con los uniformes militares propios del siglo XVIII.