Pa Alarcon 1

Aniversario del nacimiento de Pedro Antonio de Alarcón.

Un día como Hoy, 10 de marzo, pero de 1833, nacía en Guadix uno de sus accitanos más ilustres, y fue bautizado el El Sagrario de la SAI Catedral de Guadix.

Inscripción de Bautismo en El Sagrario de la SAI Catedral de Guadix

Partida de Bautismo.

Nota marginal: Pedro Antonio hijo de Don Pedro Alarcón y de Doña Joaquina Ariza.

Inscripción Literal: En la Parroquial del Sagrario de esta Santa Iglesia Catedral de la Ciudad de Guadix: en trece de marzo de mil ochocientos treinta y tres. Yo don Francisco de Casas cura de dicho Sagrario bauticé solemnemente a un niño que nació el día 10 de dicho mes y año como a las ocho y cuarto de la mañana y le puse por nombre Pedro Antonio Joaquín Melitón, hijo legítimo de don Pedro Alarcón y Carillo y de doña Joaquina Ariza, naturales de esta ciudad; desposados y velados en la parroquia del Señor San Miguel; fue su padrino don José Duarte y Alarcón al que advertí de las obligaciones y del parentesco espiritual que había contraído; siendo testigos don Fernando del Camino Torcuato Oñate y para que conste lo firmo. Don Francisco de Casas.

Breve biografía:

Pedo Antonio de Alarcón Nació en Guadix, Granada (España) en 1833. Hizo su Bachillerato en Granada, y luego comenzó la Carrera de Leyes, que no continuó por problemas económicos. Ingresó en el Seminario, pero también lo abandonó por falta de vocación.

Se dedicó luego al periodismo y la literatura. Perteneció al realismo español en literatura, con un estilo narrativo ameno, revitalizando la narrativa costumbrista. Escribió varias crónicas de viajes, cuentos, memorias, y sus obras más conocidas son las novelas:

«El Capitán Veneno», «El Escándalo», «El sombrero de tres picos» y «El niño de la bola».

Contrajo matrimonio, en 1866 con Paulina Contreras Rodríguez. Fue soldado en la Guerra del África, en la que demostró su valor. Plasmó estas vivencias en «Diario de un testigo de la Guerra de África» (1859). Fue este libro muy apreciado y leído en su tiempo por su viva y prolija descripción de la vida militar, y sus reimpresiones terminaron por rendirle una auténtica fortuna y una celebridad no pequeña.

Regresó a su tierra, y fue Diputado por Guadix en las Cortes, posteriormente Consejero de Estado, y más tarde fue Miembro de la Academia Española, en 1877. Falleció en 1891 en Madrid