catedral_guadix_091

Portada Principal

La portada principal de la Catedral de Guadix es denominada portada de La Encarnación por estar dedicada a la advocación que da nombre a este primer templo de la diócesis accitana, según la devoción de la reina Isabel la Católica.

Se concibe como un gran retablo, dividido en tres cuerpos (tanto horizontal como verticalmente), donde destacan sus grandes contrafuertes decorados con columnas adosadas; el volumen de estos, crea grandes claroscuros en el interior de las calles, recreándose minuto a minuto y hora a hora, según la incidencia de la luz solar, el conjunto arquitectónico. De esta forma se alcanza el cénit del ideal barroco. Sobre las puertas laterales, se abren grandes ojos de buey, mientras que en el espacio central corona la portada un gran relieve en mármol con el misterio de la Encarnación, obra del canónigo Moyano (académico de San Fernando). Sobre el mismo un gran escudo, también en mármol, de la Casa de Borbón indica el Patronato Regio de esta Santa, Apostólica Iglesia Catedral de Guadix y su vinculación histórica con la nueva dinastía triunfadora y entronizada a comienzos del siglo XVIII.

catedral_guadix_088

Portada de San Torcuato

El conjunto de la portada de San Torcuato (S. XVIII) es obra del maestro Gaspar  Cayón, que la impuso por motivos de simetría con la portada de Santiago, en contra del criterio del Cabildo que no quería abrir una puerta al norte, debido a los rigurosos fríos propios de la climatología invernal de Guadix. Se trata de una portada palaciega, en el sentido civil del término. La decoración se centra en la puerta, que se alza majestuosamente sobre una gran escalinata que le otorga un sentido regio a todo el conjunto.

catedral_guadix_206

Junto a la portada de San Torcuato, se encuentra la puerta de acceso para visitar el Conjunto Catedralicio de Guadix.

Portada de Santiago

Sin duda, desde el punto de vista decorativo y conceptual, se trata de la portada más densa, abigarrada y bella de la Catedral de Guadix, respondiendo claramente al ideal del barroco católico. Juega magistralmente con los volúmenes de los diferentes espacios que la componen. Realizada a modo de arco triunfal, está flanqueada por pares de columnas corintias, medallón central con la heráldica catedralicia (Jarrón de Azucenas) y sobre él la hornacina que acoge la imagen del Apóstol Santiago, obra de Francisco Moreno.